Martes, 01 Marzo 2016 00:00

58.- La Virgencica

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
La Virgencica La Virgencica Arturo Cerdá y Rico

La Virgencica es sin duda el rincón del pueblo más fotografiado por Cerdá y Rico, lo captó las cuatro estaciones del año, desde distintas perspectivas, y con diferentes personajes.

Como en la mayoría de su obra nos deja escenas de un pasado que se fue para no volver. Subiendo por la calle Santa Ana a la izquierda estaba la hornacina de la Virgen de las Nieves, que da nombre a la calle, y a la derecha la de San José, eran unos nichos humildes abiertos en los muros con unas rejas que protegían a las imágenes.

Siempre había ante ellos devotos que rezaban y encendían lamparillas a la Virgen y a su Santo Esposo.

Como se aprecia, en las distintas instantáneas que nos legó, era el final del pueblo, detrás estaba el huerto de la familia Cerdá al que se accedía por la calle Santa Ana y a lo largo del muro que va a la calle Huertas, ahí se construyó, a primeros de los cincuenta, el cine Benavente regentado por mi padre Joaquín Cerdá, que además de proyectar películas acogió a grandes compañías de teatro y a los mejores cantantes y cantaores de la época. También el Benavente fue famoso, en toda la comarca, por los grandes bailes que en él se celebraban. En la esquina de la hornacina de la Virgen, estaba el ambigú regentado por Antonio el molinero ¡que buenos recuerdos! y hoy el bar Manolo.

Texto de Julio A. Cerdá Pugnaire

Visto 899 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Abril 2016 16:37
Inicia sesión para enviar comentarios