Viernes, 09 Octubre 2015 00:00

2.- Comercio de los Ortega

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)
Comercio de los Ortega Comercio de los Ortega Arturo Cerdá y Rico

Foto de un histórico comercio que ha sobrevivido hasta hace pocos años y que aún, de vez en cuando abre sus puertas

para nuestro deleite, aunque ahora son sus artísticos belenes y altruistas colaboraciones las únicas actividades públicas que aquí se llevan a cabo.

Se trata de la tienda de “los Ortegas” como muchos habrán adivinado, pero en su anterior ubicación, pues a principios del pasado siglo estaba situada en los bajos de la casa Parroquial (en la esquina diagonal opuesta a su actual emplazamiento, justo frente a la casa de Cerdá). Entre los protagonistas del documento tenemos en primer término a un Fernando Ortega aún niño, hijo de Juan Ortega, el fundador del comercio que se encuentra en el otro extremo del mostrador, mientras que en el centro atiende a la clientela Manuel Caro del Peral, quien fuera hermano de Mateo Caro, el dueño del comercio de la calle Moya que lamentablemente también mantiene sus persianas bajadas desde hace tiempo. Estamos por tanto, muy posiblemente ante el testimonio más antiguo de un pasado comercial cuyo dinamismo mantuvo en nuestro pueblo una oferta que además de abastecer a la población local atrajo, hasta no hace tanto, a numerosos clientes llegados desde nuestro entorno más cercano.

Con los actuales hábitos respecto al vestir resulta un complicado ejercicio el imaginar la vuelta a una época en la que la población apenas contaba con dos “mudas” en su armario y en la que estos paños muy probablemente significaban lo único que habrían de estrenar ese año, una vez que la modista, el sastre, o tantas mañosas manos convirtieran esas telas en graciosas prendas de vestir. Mi recuerdo de este comercio me retrotrae inevitablemente a los setenta, cuando se aproximaba la Navidad y legiones de niños nos agolpábamos en sus escaparates para contemplar lo último en juguetes. Una vez que comprobábamos las existencias ya sólo quedaba desear con todas nuestras fuerzas que nuestras cartas llegaran y que los Reyes satisficieran nuestras peticiones…

Texto de Ramón López Rodríguez

Visto 644 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Abril 2016 17:01
Más en esta categoría: 55.- De paseo »
Inicia sesión para enviar comentarios